El trabajo de investigadores canadienses, publicado el jueves 7 de Junio 2012 por la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia en Washington DC, sugiere que las personas bilingües tienen mayores reservas cognitivas a medida que envejecen (una reserva cognitiva mayor se asocia con un menor riesgo de Alzheimer  y otras demencias que destruyen la memoria).
La psicóloga Ellen Bialystok y su equipo estudiaron a más de 200 pacientes de Alzheimer con el mismo nivel de agudeza mental, cerca de la mitad de los cuales eran bilingües y la otra mitad eran monolingües. El resultado: los hablantes de varios idiomas habían sido diagnosticados de la enfermedad cuatro años más tarde. 

Más de la mitad de la población mundial es bilingüe, escriben los investigadores en la revista Tendencias en las Ciencias Cognitivas . En los Estados Unidos y Canadá, alrededor del 20 por ciento de la población habla un idioma distinto del Inglés en el hogar. España va a la cola de toda Europa en cuestiones de bilingüismo; sin embargo, en la última década España ha dado un paso de gigante hacia el bilingüismo, especialmente los niños. Hasta no hace muchos años, el aprendizaje de idiomas era la asignatura pendiente de los españoles. Sin embargo, en estos diez años (en 2002 se regularizó la enseñanza de lenguas extranjeras a partir de los cinco años), la educación Primaria ha conseguido situarse a la cabeza de Europa al integrar lengua y contenidos en inglés desde una edad temprana.

La psicóloga Ellen Bialystok, de la Universidad de York de Toronto, ya había observado evidencias de que las ventajas que se observan en niños bilingües también se pueden encontrar en adultos sanos. En un estudio realizado en 2004, su equipo informó de que los adultos bilingües, jóvenes y viejos, se desenvolvían mejor que los monolingües en tareas de “conflicto” – situaciones en las que la gente necesita ignorar estímulos distractores para llevar a cabo correctamente la tarea. (Por ejemplo, conducir  en una carretera muy transitada).
Aún así, quedaba una pregunta por hacer: ¿Qué pasa con la demencia y el bilingüismo?
En un estudio publicado en 2007 realizado con 200 pacientes de Alzheimer, la mitad de los cuales eran bilingües desde la infancia, su equipo encontró que los pacientes bilingües habían sido diagnosticados 4 años y medio más tarde de la enfermedad que las personas que hablaban un solo idioma; Bialystock la considera una diferencia “enorme”.
Otros investigadores han demostrado recientemente que los pacientes bilingües de Alzheimer son más capaces de lidiar con la enfermedad y pueden funcionar durante más tiempo sin mostrar síntomas, incluso cuando los escáneres realizados de su cerebro muestran más avanzada la enfermedad.
Tiene que ver con la reserva cognitiva; Bialystok dice que “la reserva cognitiva es un recurso adicional que les permite seguir funcionando.”
No está exactamente claro por qué. Pero una teoría es que el manejo de dos idiomas diferentes aumenta las regiones cerebrales que son críticas para la atención general y el control cognitivo.
“Sabemos que si usted sabe dos idiomas, y que hay dos idiomas que se podría hablar en cualquier momento,  esas lenguas están siempre activas ; están en modo “disponible” en su mente”, dijo.
“Eso significa que cada vez que quiera decir algo o no entiende algo o escribir algo, hay una posible interferencia de la otra lengua.”
Cuando eso sucede, el cerebro activa un sistema de control para manejar el conflicto entre las lenguas.
Este sistema de control es la base de nuestra capacidad de multi-tarea y de mantenernos enfocados en lo que es relevante y así evitar la distracción.


La nueva ciencia del envejecimiento en el cerebro bilingüe tiene implicaciones para los niños. “Para los padres, una consideración importante es no tener miedo a los idiomas. Usted no está dañando a sus hijos si se les da la oportunidad de aprender varias lenguas”, dijo Bialystok.
Para los adultos mayores,  “el bilingüismo es una carretera muy poderosa para la reserva cognitiva, y la reserva cognitiva es una defensa muy poderosa contra la demencia“, dijo. “De alguna manera viene de forma gratuita a una gran cantidad de personas que sólo tienen que mantener su lengua materna, o mantener sus lenguas aprendidas.”
No está claro si el aprendizaje de otro idioma en una etapa adulta podría modificar el procesamiento cerebral y dar a la gente esta capacidad de recuperación en la reserva cerebral.
“¿Va a ser usted bilingüe si comienza a aprender otro idioma a los 57 años,  62 o incluso 49? Probablemente no”, dijo Bialystok; “sin embargo, pasar por el proceso, el cual requiere esfuerzo y una gran cantidad de atención sostenida y  de control ejecutivo, ese proceso, a su manera, va a contribuir a la reserva cognitiva”.