Go to Top

Cómo practicar la gerontogimnasia en casa

Comenzamos la semana con energía, así que vamos a realizar una actividad que consiste en ir moviendo lentamente las distintas partes de cuerpo, sin forzar y hasta donde cada uno pueda. En todos aquellos casos en que la persona tenga la movilidad muy limitada tendremos que dirigirle nosotros mismo el movimiento, haciendo en estos casos una gimnasia pasiva.

Cada ejercicio lo repetiremos dos o tres veces muy lentamente. Se puede acompañar la sesión con una música suave  que ayude a la vez a crear un clima relajado.

Añado también ejercicios de masaje suave cuyo objetivo es que el enfermo se encuentre a gusto, acompañado y sienta el contacto de otra persona. Si en algún momento la persona se queja de dolor se interrumpe el ejercicio.

CABEZA Y CUELLO

-Movemos lentamente la cabeza hacia adelante, estirando la parte posterior de cuello y la volvemos a su sitio.

-Inclinamos la cabeza hacia la derecha como si la oreja quisiera tocar el hombro derecho. Repetimos el ejercicio hacia el lado izquierdo.

-Giramos la cabeza como si quisiéramos mirar hacia la derecha y luego hacia la izquierda.

-Le masajeamos toda la cabeza, el cuero cabelludo y las distintas partes de la cara, las cejas, la frente, las sienes, la barbilla, etc y si él puede le pedimos que se frote toda la cara como si se la estuviese lavando.

HOMBROS

-Levantamos el hombro derecho arriba, dejando los brazos caídos y bajamos. Repetimos lo mismo con el hombro y el brazo  izquierdo.

-Levantamos los dos hombros a la vez y los dejamos caer.

-Le masajeamos los dos hombros.

BRAZOS

-Levantamos los dos brazos arriba y los estiramos todo lo que podamos como si quisiéramos tocar el techo y bajamos.

-Estiramos los dos brazos al frente y bajamos.

-Colocamos los dos brazos en cruz y bajamos.

-Colocamos las manos sobre el vientre y levantamos los dos codos arriba lentamente.

-Le masajeamos  y frotamos los brazos desde los hombros hasta las muñecas.

MANOS Y DEDOS

-Hacemos giros con las muñecas, si pueden, primero en un sentido y luego en el otro.

-Cerramos y abrimos las manos varias veces.

-Les cogemos nosotros una mano y le hacemos giros suaves primero en un sentido y luego en el otro y repetimos con la otra mano.

-Le hacemos masaje en cada una de las manos frotándole suavemente la mano y cada uno de los dedos, repetimos con la otra mano.

PIERNAS

-Sentado le pedimos que levante primero la rodilla derecha y que la baje, repetimos con  la rodilla izquierda.

-Sentado le pedimos que levante primero la  pierna derecha arriba y que la baje, repetimos con la pierna izquierda.

-Sentados le pedimos que mueva los pies libremente hacia arriba, abajo, girar.

-Le masajeamos y frotamos las piernas dese arriba hasta abajo.

About Eva

Licenciada en Pedagogía, está especializada en formación de adultos y gerontología educativa; aporta amplia experiencia en el diseño, implementación y evaluación de programas formativos y ha realizado varias investigaciones sobre el envejecimiento y la educación de mayores, que han dado como resultado la publicación de varios libros de ejercicios sobre el Alzheimer "Para que no se olvide" VOL. I y II