Go to Top

Mi mujer no me deja conducir: 6 Consejos para evitar la conducción

Miguel, un alumno mío en un Taller de memoria, venía cada día diciendo: “¿Tú te crees que mi mujer no me deja conducir? ¡Menuda caminata tengo hasta aquí! ¡todos los días igual! Y total, para que el coche coja polvo en el garaje …” 

Escultura Homenaje a los trabajadores de las plataneras Situada en la Atalaya en la carretera del norte en Santa María de Guía Obra de Fernando Silva 2005

Escultura Homenaje a los trabajadores de las plataneras
Situada en la Atalaya en la carretera del norte en Santa María de Guía
Obra de Fernando Silva 2005

Tomar la decisión de que una persona con Alzheimer ya no pueda conducir es difícil, y debe ser comunicado al enfermo con cuidado y sensibilidad. A pesar de que la persona pueda estar molesta por la pérdida de independencia como era el caso de Miguel, la seguridad debe ser una prioridad. En el caso de mi alumno, él mismo reconocía un “susto” que hacía pocos años había tenido mientras conducía su coche por la ciudad: llegó a una rotonda con una de esas obras de arte gigantes en su centro, que han crecido como setas en nuestras ciudades en pocos años, y se quedó absorto mirando la figura sin saber si acelerar, frenar, entrar en la ronda …y lo que hizo fue pisar el acelerador y entrar en la placeta central. En sus años mozos, esas rotondas no existían, así que el aprendizaje vial extra que le supusieron las rotondas, lo olvidó pronto.

Le voy a dar una serie de consejos que le pueden venir bien a la hora de aconsejar o prohibir a un enfermo de Alzheimer, que no vuelva a conducir.

  • Busque pistas que le indiquen que la conducción segura ya no es posible: perderse en lugares conocidos, conducir demasiado rápido o demasiado lento, hacer caso omiso de las señales de tráfico, estar al volante siempre enfadado o síntomas de confusión a la hora de manejar el coche.
  • Sea comprensivo con el enfermo que ha perdido la capacidad de conducir (estará molesto, y es normal porque verá afectada su independencia), pero sea firme en su decisión si es que decide que no conduzca más; es decir, sea consistente (no le permita conducir si tiene “un buen día”, y se lo prohíba en los “días malos”)
  • Pídale ayuda a su médico. El enfermo puede ver al médico como una autoridad y estar dispuesto a dejar de conducir; pero también, el médico puede ponerse en contacto con la Dirección General de Tráfico  y solicitar que la persona sea re- evaluada.
  • Si es necesario, guarde las llaves del coche. Si a la persona le gusta llevarlas encima, un truco es  sustituirlas por un juego diferente o que no sirva para abrir su coche.
  • Si todo lo demás falla, quítele la batería al coche (deshabilítelo de alguna manera) o muévalo a un lugar donde la persona no pueda verlo o tener acceso..
  • Pida a sus familiares o amigos que desplacen al enfermo hasta donde le haga falta o averigüe horarios y líneas de autobús, metro, tranvía, tren,que le puedan ser de utilidad.

About Eva

Licenciada en Pedagogía, está especializada en formación de adultos y gerontología educativa; aporta amplia experiencia en el diseño, implementación y evaluación de programas formativos y ha realizado varias investigaciones sobre el envejecimiento y la educación de mayores, que han dado como resultado la publicación de varios libros de ejercicios sobre el Alzheimer "Para que no se olvide" VOL. I y II

6 Responses to "Mi mujer no me deja conducir: 6 Consejos para evitar la conducción"

  • 10 Signos para detectar precozmente el Alzheimer
    20 diciembre, 2013 - 10:35

    […] menudo tienen dificultades para completar las tareas diarias. A veces, pueden tener problemas para conducir a un lugar familiar, con la gestión de un presupuesto en el hogar o para recordar las reglas de su […]

  • Connie Garza
    17 diciembre, 2015 - 5:45

    Me dirijo a ustedes, para ver si pudieran orientarme con una amiga de 78 anos de edad. Mi amiga vive con su hermana que es soltera apenas unos 2 o 3 anos menor que ella. Yo soy su amiga desde hace como 20 anos. Yo tengo 70 anos,vivo sola. Vivimos en Hermosillo, Sonora.

    Ultimamente, digamos de un ano para aca, he notado que a mi amiga como que le ha ido fallando la memoria dia a dia en mayor grado. La noto cansada y preocupada por sus asuntos personales, como los problemas de sus hijos. Viaja frecuente a Guadalajara y de ahi al Distrito Federal para descansar de los problemas de aqui, con un hijo recien divorciado, que la considera mucho.

    Bueno, el panorama de ella, no se ve muy acentuado para el resto de la gente. Ella se queja de que se asusta de que no recuerda, tal o cual cosa importante o una platica o conversacion completa de un dia anterior. Tenemos que repetirle varias veces algunas circunstancias que antes no olvidaba. Recientemente, la veo mas afectada. Fue al medico y le dijo que era por la edad, pero a mi no me parece que sea eso, estoy segura que esta con los primeros indicios del problema y quisiera saber si hay algo para detenerlo, ahorita que comienza.

    Ella maneja todavia, no he notado problemas en ese aspecto, aunque maneja normal, en una ocasion me pregunto a donde ibamos, que desconocia el rumbo, pero era normal porque ella casi no transita por ese rumbo, ella se asusto y dijo que era el alzheimer, en realidad tambien se esta sugestionando ella sola. Es muy activa, inquieta yparticipativa y eso le ayuda mucho, pero yo que la conozco, se que comienza con la enfermedad, como ayudarla? Gracias.

    • Eva
      13 enero, 2016 - 16:07

      Hola Connie; qué suerte tiene su amiga de tenerla en su vida.
      Los tipos de pérdida de memoria que refiere en su amiga tienen, de forma más común, causas psicogenéticas, frecuente en casos de depresión, ansiedad o estrés. Por lo que cuenta, de un tiempo a esta parte, su amiga viene padeciendo una carga emocional bastante intensa. En general, la pérdida de memoria suele presentarse posteriormente a un evento estresante y se produce la pérdida de memoria a corto plazo. Un trastorno emocional, tipo ansiedad o estrés, puede provocar preocupación, temor, inseguridad, irritabilidad, dificultad para concentrarse y prestar atención (acciones muy importantes para guardar la información en la memoria), confusión …
      Si bien, algunos problemas de memoria pueden estar relacionados con otras cuestiones de salud que pueden ser tratadas, como por ejemplo, los efectos secundarios de algunos medicamentos, una deficiencia de vitamina B12,

      Algunos trastornos de la tiroides, de los riñones o del hígado también pueden contribuir a pérdidas de la memoria.

      Poniéndonos en lo peor, también puede ser debido a tumores, lesiones, infecciones o coágulos de sangre en el cerebro.

      Creo que haría lo correcto en acudir al médico e insistiría en que le hagan pruebas; ojalá puedan determinar de dónde vienen sus fallos de memoria y ponerle remedio. A la edad de su amiga, cualquier cuestión es posible; la edad incrementa el riesgo de padecer muchas de las enfermedades que le comento. En un principio, yo descartaría el Alzheimer o alguna otra demencia.

      Reciba un cordial saludo.
      Eva.