Go to Top

LAS CUALIDADES DE UN BUEN CUIDADOR: 7 PUNTOS CLAVE

Cuando un enfermo tiene la necesidad de precisar atención, la primera persona que esperamos, por lo general, que se ocupe de su cuidado suele ser un familiar cercano. Estos familiares hacen todo lo posible para «sobrevivir» al tiempo y el esfuerzo que les supone el cuidado; lo hacen lo mejor que pueden. Puede resultar que el «trabajo» les sea demasiado estresante física y emocionalmente, aburrido, difícil y/ o demasiado perjudicial para su propia vida. Las intenciones siempre son buenas, pero muy pocos miembros de la familia pueden sostener un esfuerzo tan exigente de forma indefinida; a menudo surgen sentimientos de culpa y otros duros pesares, como leíamos en artículos anteriores, que pueden hacerles enfermar.

Motivos por los que se cuida a una persona mayorcualidades de un buen cuidador 1

La mayoría de las personas que cuidan a sus familiares están de acuerdo en que se trata de un deber moral que no debe ser eludido y que existe una responsabilidad social y familiar, unas normas sociales, que deben ser respetadas. Sin embargo, no es ésta la única razón que puede llevar a las personas a cuidar a sus familiares. Los cuidadores también señalan otros motivos para prestar cuidados:

  • Por motivación altruista, es decir, para mantener el bienestar de la persona cuidada, porque se entienden y comparten sus necesidades. El cuidador se pone en el lugar del otro y siente sus necesidades, intereses y emociones.
  • Por reciprocidad, ya que antes la persona ahora cuidada les cuidó a ellos.
  • Por la gratitud y estima que les muestra la persona cuidada.
  • Por sentimientos de culpa del pasado: algunos cuidadores se toman el cuidado como una forma de redimirse, de superar sentimientos de culpa creados por situaciones del pasado: «En el pasado no me porté lo suficientemente bien con mi madre. Ahora debo hacer todo lo posible por ella».
  • Para evitar la censura de la familia, amigos, conocidos, etc. en el caso de que no se cuidara al familiar en casa.
  • Para obtener la aprobación social de la familia, amigos, conocidos y de la sociedad en general por prestar cuidados.
  • Todas las anteriores son razones para cuidar a un familiar. Parece lógico suponer que el mayor «peso» de una u otra razón influirá en la calidad, cantidad y tipo de ayuda que se proporcionará, así como en el grado de satisfacción con la experiencia de cuidado obtenido por el cuidador.

Parentesco

La experiencia de cuidado varía mucho en función del parentesco que una al cuidador con la persona cuidada:

a) El marido o la mujer

Cuando uno de los miembros de la pareja sufre un deterioro de la salud y necesita ayuda para sus actividades de la vida diaria, el cuidador principal suele ser el miembro de la pareja con mejor salud

Es más fácil aceptar la ayuda del marido o de la mujer que la ayuda de familiares, amigos, vecinos o instituciones, en la medida en que se ve como una obligación transmitida de generación en generación, así como una muestra de cariño por los años de convivencia juntos.

b) Las hijas y/o  los hijos

Cuando la persona que cuida es la hija o el hijo, existe un vínculo natural familiar con la persona dependiente que favorece la disposición del cuidado. En la mayoría de las ocasiones, representa un fuerte impacto emocional para los hijos darse cuenta de que el padre, la madre o ambos ya no pueden valerse por sí mismos, cuando venían haciéndolo hasta fechas recientes. Este impacto también se ve afectado por el fenómeno de la inversión de roles, en cuanto que el papel de cuidador que se asigna al hecho de ser padre o madre deja paso al papel de persona que necesita ser cuidada y, viceversa.

Cuando se asume el cuidado del familiar, muchas veces se piensa que va a ser una situación temporal, aunque, en muchas ocasiones, acaba siendo una situación que dura varios años con una creciente demanda de cuidados.

Gran parte de los cuidadores hijos no trabajan ni pueden pensar en buscar un trabajo. Otros se ven obligados a reducir su jornada laboral. En los casos más extremos, se ven obligados a abandonar el trabajo por su situación de cuidador.cualidades de un buen cuidador 2

¿Qué ocurre cuando no existe afecto en el ambiente familiar?

Lo que debemos tener en cuenta es que no todos somos adecuados o valemos para la prestación de cuidados, incluso cuando el paciente es alguien cercano; a veces la falta de contacto, de cariño o afecto o simplemente no vernos capacitados para cuidar correctamente del enfermo, hacen que busquemos una persona de fuera que pueda cuidar de nuestro familiar como lo haríamos nosotros.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de contratar a un cuidador?

¿qué hace que una persona sea un buen cuidador, especialmente cuando el paciente es alguien que ni siquiera conoce?  ¿cuáles son las cualidades de un buen cuidador? Es una pregunta que me plantean muy a menudo, teniendo en cuenta que en mi vida «offline» me dedico a formar y capacitar cuidadores de enfermos, sea en domicilio o en instituciones.

Estos son, a mi entender y a grandes rasgos, las cualidades de un buen cuidador: 7 puntos clave

  1. Personalidad – Este es el ingrediente más importante a considerar. Los cuidadores necesitan un innato sentido del altruismo, voluntad de servir y empatía, además de dulzura, actitud y paciencia para sobrellevar los malos días del paciente.
  2.  Experiencia – La experiencia es valiosa, ya que ayuda al cuidador a determinar si puede o no manejar una tarea en particular. Aunque no es el ingrediente principal que uno debe tener en cuenta para ser un buen cuidador, ya que un cuidador sin experiencia puede ser más atento y estar más dispuesto a ayudar.
  3. Formación – Es difícil argumentar que los cuidadores con capacitación están más preparados para el cuidado que aquellos que nunca han recibido una educación formal. Sin embargo, si el cuidador tiene una mala actitud o una pobre ética en el trabajo, ni todo el entrenamiento ni toda la formación hará de él un buen cuidador. Si su ser querido necesita cuidado personal (asistencia para bañarse, vestirse, ir al baño, etc. una persona con experiencia y con una actitud positiva natural, puede ser muy eficaz con los pacientes, así que proporcionarle una buena formación es una de las muchos deberes del Sistema Nacional de Atención a la Dependencia.
  4. Fiabilidad – Los cuidadores trabajan en gran parte sin supervisión. Pida referencias sobre su trabajo, lo que le dará pistas sobre si puede o no puede confiar en él. Pero no lo tome demasiado en serio; las referencias pueden proporcionar una idea de lo que pasará cuando usted no esté alrededor, pero existe una gran cantidad de personas que no están dispuestas a exponerse a posibles recriminaciones y muchas veces no quieren dejar pasar la oportunidad de ganarse la vida, así que dan las referencias sesgadas.
  5. Rendición de cuentas – Cómo una persona acepta la crítica suele ser una indicación fiable de si se sienten o no responsables de su paciente. Cualquier persona que no puede admitir los errores del pasado debe ser visto con sospecha; los cuidadores que echan la culpa de las cosas que van mal a otros, no son de fiar. Puede ser una reacción natural para evitar la culpa, pero las personas responsables aceptan su culpa.
  6. Honestidad – La honestidad no sólo significa que el cuidador no robe a los mayores desvalidos o a sus familias. Significa también que ellos llegan con puntualidad, manejan sus responsabilidades con precisión y por lo general pueden dar cuenta de la medicación, los suministros y el dinero que se le encomiende.
  7. Necesidad económica – Tenemos una repulsión natural hacia los cuidadores que abiertamente reconocen que están haciendo este trabajo porque necesitan dinero. Tenemos una tendencia a asumir que significa que no se van a preocupar por nuestro familiar. Después de todo, la mayoría de nosotros mantenemos empleos porque tenemos que pagar nuestras cosas. Si va a contratar a un asistente personal o a un cuidador, entonces entienda que asume la responsabilidad de la gestión de esa persona y negociará continuamente su compensación.cualidades de un buen cuidador 3

Entonces, ¿qué hace que una persona sea un buen cuidador? Se trata de un conjunto de cualidades intrínsecas que ciertos seres humanos poseen y que otros no. Es todo acerca de la personalidad y la forma en que la personalidad encaja con el paciente y los miembros de su familia. Es tan simple y tan complicado como eso.

About Eva

Licenciada en Pedagogía, está especializada en formación de adultos y gerontología educativa; aporta amplia experiencia en el diseño, implementación y evaluación de programas formativos y ha realizado varias investigaciones sobre el envejecimiento y la educación de mayores, que han dado como resultado la publicación de varios libros de ejercicios sobre el Alzheimer "Para que no se olvide" VOL. I y II

9 Responses to "LAS CUALIDADES DE UN BUEN CUIDADOR: 7 PUNTOS CLAVE"

  • Nanci ZELAYA
    24 junio, 2014 - 13:29

    Hola .quería saber que tipo de actividades le puedo dar a mi mami para estimular su memoria y de paso entretenerla. Ella tiene 82 años..no se desplaza solita. Camina sí..pero acompaña da. No le gusta leer. Es bella ella…no tiene alzheimer…

    • Eva
      1 julio, 2014 - 9:27

      Hola Nanci! gracias por su consulta;
      En el blog, bajo la etiqueta «Ejercicios» puede encontrar actividades que a su mamá le puedan resultar interesantes.
      Le enlazo a uno de esos artículos que le pueden ayudar; aunque van dirigidos a personas con Alzheimer, no se preocupe, aumente la dificultad y tendrá ejercicios perfectos para ella: EJERCICIOS Y JUEGOS

      Un abrazo!
      Eva.

  • SIMON FUENTES
    24 junio, 2014 - 17:20

    EN LA CASA DONDE RESIDO SOMOS 6 PERSONAS, 4 ES MI FAMILIA Y MIS DOS PADRES MAYORES DE EDAD 84 Y 85. ES MUY CIERTO DEPENDIENDO DE LA MANERA Y FORMA DE PENSAR DE CADA QUIEN ES DE COMO SE VERA EL PROBLEMA, SOMOS 5 HERMANOS Y SOLO MI FAMILIA SE OCUPA DE ELLOS, MI ESPOSA PREPARA LOS ALIMENTOS PARA TODOS, Y DEVES EN CUANDO DOS HERMANOS COOPERAN PERO MIS HERMANAS MUY POCO ESTAN YA SEA POR EL TRABAJO O OTRO MOTIVO.
    ES MUY CIERTO LO QUE DICE LA INVESTIGACION PERO CONSIDERO QUE DEBERIAMOS SER MAS CONCIENTES, ANALISTAS QUE POR LAS PERSONAS ADULTAS ESTAAMOS AQUI, QUE ES POR ELLOS QUE HEMOS LOGRADO ALGO Y NO SEVALE DENIGRAR A LOS ADULTOS MAYORES EN LUGARES COMO SON LOS ASILOS O OTROS CENTROS. GRACIAS

    • Eva
      1 julio, 2014 - 9:42

      Hola Simón;
      Entiendo perfectamente su punto de vista; el modelo de familia se ha modificado, pero constituye el soporte principal de los seres humanos; sin embargo, siempre han existido personas necesitadas de protección social, bien por la falta de una familia, bien porque ésta no se encuentra en condiciones de ofrecer a esas personas las necesidades requeridas (que al parecer no es su caso). En general, para las familias, así como para las personas mayores, la residencia aparece como el último recurso viable cuando la situación resulta difícil de sobrellevar, ya que la imaginación popular la asocia con la indigencia y el abandono familiar que suponía hace años el antiguo Asilo o Casa de Misericordia. Hoy en día, las residencias son centros donde se atienden necesidades sociales, sanitarias y de cuidados a numerosas personas mayores, que por diversas circunstancias, fundamentalmente soledad o pérdida de autonomía, precisan asegurar dichos cuidados fuera del domicilio; están basadas en la atención, no sólo de las necesidades de cuidados básicos del residente, sino en la promoción de su autonomía, dignidad y desarrollo personal.
      Llevar o no a un familiar a una residencia no necesariamente implica la pérdida del respeto hacia esa persona, si no que al contrario, muchas veces responde al amor hacia ella al ser conscientes de que nuestros cuidados no son suficientes para su bienestar.

      Un saludo!
      Eva.

  • Josep de Martí
    16 octubre, 2014 - 12:42

    Perdona. He introducido un comentario y al copiar el texto me he equivocado. Esto es lo que quería escribir:

    Estoy pasando una mañana muy positiva leyendo posts de este blog. Ya he comentado otro y para no hacerme pesado sólo escribiré en este más. La reflexión sobre cómo y por qué cuida quien cuida a un mayor es un aspecto fundamental que tiene que ver al final con quién ingresa en una residencia geriátrica. (yo dirijoInforesidencias.com, portal dedicado a las residencias para mayores), cuando he leido el post he pensado en algo que escribí hace unos años que, si hubiera podido leer este post antes, seguro que hubiera pensado de otra forma. Gracias por la reflexión

    • Eva
      21 octubre, 2014 - 10:20

      Gracias por sus palabras, Josep; he leído el post y resulta interesante ver otros puntos de vista, así que desde aquí animo a los lectores de El Taller de mis Memorias que se animen a leerlo; enriquecernos de los demás es lo que hace grande las relaciones humanas.
      Un fuerte abrazo!
      Eva.

  • Heidy
    17 noviembre, 2014 - 23:10

    Hola Eva, mi madre tiene 84 y aproximadamente 11 años con Alzheimer. Me vine hace casi 6 años del país donde vivía para atenderla pero ya se me esta haciendo cuesta arriba, no puedo manejarlo sola, no tengo apoyo de dos hermanos. Paso las 24 horas del día con ella, casi no duermo porque creo que se puede parar de su cama y caerse aunque estoy frente a ella. El problema es que mi salud está menguando, he perdido casi 8 kilos. Ella me llama por mi nombre pero no sabe que soy su hija, ni reconoce a sus hermanos. Ya usa pañal aunque todavía pide que la lleve al baño. Su enfermedad ya esta muy avanzada y aunque come, no es suficiente, ha perdido peso.
    Que consejos me puedes dar para mejorar el cuidado para ella y para mi?
    Gracias

    • Eva
      23 noviembre, 2014 - 21:06

      Hola Heidy; gracias por su consulta.
      La enfermedad de Alzheimer no sólo afecta al enfermo, sino a toda la familia y máxime a usted, que es la cuidadora principal, ya que el estrés personal y emocional que puede sentir, derivará en múltiples manifestaciones de culpa, ira, pena, impotencia, desesperanza, etc. Le aconsejo leer el artículo «No puedo más: necesito ayuda para paliar mi sentimiento de culpa»
      Es importante que conozca sus límites; ¿Cuánto más puede aguantar antes de llegar a un punto en el que el cuidado le abrume? quizá debería buscar ayuda (psicológica, grupos de cuidadores para el apoyo mutuo que puede encontrar a través de alguna asociación de Alzheimer) para evitar una crisis.
      ¿Cuáles son las ayudas que recomendamos a los cuidadores?
      La primera, que se apoye en su familia si es posible, porque hay cuidadores que les produce angustia pensar en relacionarse con el resto de los miembros; es importante que se apoye en otros familiares para que no lleve la carga usted sola.
      Es esencial que tenga tiempo para usted, para compartir sus sentimientos con otras personas, además de pasatiempos o simplemente para divertirse.
      Si cree que no es posible o se le hace muy cuesta arriba seguir cuidándola en casa, puede leer «Toma de decisiones en el Alzheimer avanzado» y «Fase avanzada del Alzheimer» para ayudarle a decidir la conveniencia del ingreso residencial, porque es común que la institucionalización provoca sentimiento encontrados en el cuidador, pero cabe recordar que el enfermo que ingresa, tiene una enfermedad con unas necesidades, síntomas y comportamientos que por lo general superan las capacidades de un cuidador en domicilio.
      Es importante que tenga en cuenta que usted es importante en la vida de su madre y que sin usted, ella se sentirá perdida, razón más que suficiente para que usted se cuide o considere la idea de ingreso en una institución especializada en personas mayores. Es substancial, para todo ello, saber qué ayuda médica, personal, institucional y asociacional tiene donde usted vive. Su médico, enfermera o trabajadora social le pueden indicar dónde puede acudir.
      Un fuerte abrazo!
      Eva.