Go to Top

Cuidados necesarios en el Alzheimer avanzado: sonda nasogástrica

Queridos lectores: seguimos con la serie que comenzamos ,hace ya dos semanas, en la que nos propusimos hablar sobre  “Fase avanzada del Alzheimer»; la semana pasada vimos alguno de los cuidados necesarios en el Alzheimer avanzado y hoy seguiremos con un punto que me parece primordial: la elección del método de hidratación y alimentación.

Cuidados necesarios en el Alzheimer avanzado

Cuidados necesarios en el Alzheimer avanzado: sonda nasogástricaQuería completar el apartado anterior, «Cuidados necesarios y toma de decisiones en el Alzheimer avanzado»  con el punto referente a la alimentación; ya vimos en el artículo «La alimentación de los pacientes de Alzheimer» que en la demencia grave son muy frecuentes las dificultades para asegurar una correcta alimentación e hidratación. Esto provoca un gran impacto emocional en el enfermo y su familia, obliga a plantearse la utilización o no de técnicas de alimentación e hidratación artificiales y conlleva complicaciones en la evolución de la enfermedad.

Pues bien,  cuando se llega a una negativa total para la ingesta o a consecuencia de la disfagia, se producen continuas neumonías y hay que plantearse el uso de medidas extraordinarias para el mantenimiento de la nutrición e hidratación. Se trata de una de las decisiones más difíciles para los familiares del enfermo y para los profesionales.

En cuanto a la hidratación, se puede realizar por vía intravenosa o subcutánea. Esta última es la más adecuada si el paciente permanece en el domicilio.

Para asegurar también la nutrición, es preciso el empleo de una sonda nasogástrica (tubo flexible que se introduce por la nariz hasta el estómago) o de gastrostomía percutánea (inserción de una tubo flexible en el estómago con salida por la pared abdominal). A través de estos dispositivos se administran los preparados alimentarios adecuados, bien de manera intermitente (administrar entre 200-400ml de fórmula durante 20-30 minutos unas 5-6 veces al día) o continua (sistema de perfusión continua acoplado a la sonda que administra en 16 o en 24 horas la alimentación).

La sonda nasogástrica: aspectos a tener en cuenta para su elección

Cuidados necesarios en el Alzheimer avanzado: sonda nasogástrica IILa sonda nasogástrica es de más fácil colocación y se recomienda para periodos cortos de tiempo. Si se prevé que el tiempo de administración es mayor de 6 semanas se recomienda la gastrostomía percutánea. La gastrostomía tiene un menor riesgo de extracción por el propio paciente. Ambas se deben implantar o reimplantar en medio hospitalario.

Es preciso tener en cuenta los siguientes aspectos a la hora de tomar esta decisión :

  • Objetivo que se pretende: superar una crisis tras la cual el paciente volverá a una situación de estabilidad, o bien mantener una vía de alimentación más a largo plazo.
  • La alimentación a través de una sonda no supone una mejoría en el estado nutricional del enfermo ni en el pronóstico general de la enfermedad y no mejora ni la curación de las úlceras por presión ni la situación funcional.
  • Las sondas producen frecuentes molestias en los enfermos, que tienden a quitárselas, con lo que se recurre a mecanismos de restricción mecánica (sujeción) o médica (sedación), que aumentan dichas molestias y pueden facilitar la aparición de complicaciones como neumonías por aspiración, traumatismos, inmovilidad…
  • La sonda nasogástrica y la gastrostomía percutánea no disminuyen el riesgo de neumonías por aspiración en los enfermos con demencia grave ya que no evitan la aspiración de las secreciones de la boca ni reducen el riesgo de regurgitación del contenido gástrico.
  • El empleo de estas técnicas hace que el enfermo deje de relacionarse con los familiares y cuidadores a través de la alimentación y que pierda el sentido del gusto, que es una de las últimas conexiones que mantiene con el entorno.

La decisión de emplear estas técnicas no es irreversible y se debe replantear cuando  son ineficaces,  producen más perjuicios que beneficios, la enfermedad progresa de forma inevitable a la muerte y cuando hay que usar la restricción física o farmacológica para evitar que los enfermos se retiren el dispositivo . La propia retirada de la nutrición-hidratación artificial no causará el fallecimiento, sino que la demencia en sí es la que lo provocará.

Por todo lo anterior, se recomienda siempre intentar la hidratación y nutrición orales.

Fase terminal del enfermo

Con respecto a los momentos terminales de la vida del enfermo, sea por la propia demencia o por una complicación orgánica grave sobreañadida, se plantea frecuentemente el problema de la hidratación y nutrición, generalmente por el impacto que supone en la familia/cuidadores el ver a su ser querido sin ingerir alimento ni agua durante días. En la actualidad, se acepta que la hidratación y la nutrición artificiales en la fase terminal se deben considerar un tratamiento médico como los demás, pudiendo estar indicado o no indicado según la situación del enfermo.

Cuidados necesarios en el Alzheimer avanzado: sonda nasogástrica IIIHay que considerar el beneficio que la deshidratación puede tener en esta situación ya que:

  • contribuye a un cierto alivio del dolor,
  • disminuye el nivel de conciencia,
  • el volumen de orina,
  • las secreciones respiratorias,
  • la diarrea,
  • los edemas….

La deshidratación en este contexto puede ser más confortable que la hidratación artificial.

Por otro lado, los síntomas atribuidos a la deshidratación, como la sed y molestias en la boca, son secundarios normalmente a la medicación y a problemas locales, y ceden bien con los cuidados básicos de la boca.

Estos cuidados irán enfocados a mantener la cavidad oral húmeda y limpia, evitar molestias por sequedad y disminuir el riesgo de infecciones y mal olor.

  • Limpiar la boca dos veces al día (como mínimo) con cepillo suave, incluyendo la lengua.
  • Posteriormente aplicar saliva artificial, manzanilla o colutorios. Dado que es difícil que el enfermo realice enjuagues, se puede empapar una gasa o un bastoncillo y pasarlos por la boca.
  • Limpiar secreciones nasales (favorecen la respiración por la boca).
  • Para aumentar la salivación y la humedad de la mucosa oral se  pueden dar caramelos ácidos de limón tipo “Chupa Chups” (para evitar atragantamientos), salvo que ya existan lesiones en la boca.
  • Retirar y limpiar la prótesis dental por la noche.

Si están en la difícil situación de elegir alguna de estas medidas extraordinarias, espero que este artículo les pueda aclarar y arrojar luz sobre una posible decisión.

En próximos artículos seguiremos hablando sobre nuestros enfermos en fase avanzada de Alzheimer.

About Eva

Licenciada en Pedagogía, está especializada en formación de adultos y gerontología educativa; aporta amplia experiencia en el diseño, implementación y evaluación de programas formativos y ha realizado varias investigaciones sobre el envejecimiento y la educación de mayores, que han dado como resultado la publicación de varios libros de ejercicios sobre el Alzheimer "Para que no se olvide" VOL. I y II

4 Responses to "Cuidados necesarios en el Alzheimer avanzado: sonda nasogástrica"

  • MARTA
    22 diciembre, 2015 - 11:33

    BUENOS DÍAS!
    MI PREGUNTA ES LA SIGUIENTE:
    LA SONDA NASO-GÁSTRICA PUEDE PROVOCAR ULCERAS EN EL ESTÓMAGO Y FIEBRE?
    ESPERO SU RESPUESTA
    GRACIAS

    • Eva
      13 enero, 2016 - 16:28

      Hola Marta; gracias por su pregunta.
      No es habitual, pero si el enfermo presenta fiebre más alta de 38º, acuda al médico a la mayor brevedad posible.
      Un saludo!
      Eva.

  • edith
    3 enero, 2016 - 5:49

    MI madre tenía alzahimer y se ingresó a la clinica con pequeñas escaras en la espalda el médico dijo que era por deshidratación le colocó sondas NG con las cuales duró más de una semana al momento de retirarlas para colocarle la que va introducida por el abdomen falleció.

    • Eva
      13 enero, 2016 - 18:36

      Siento mucho la pérdida; le acompaño en el sentimiento.
      Un abrazo.
      Eva.